9 MOTIVOS POR LOS QUE NO SE LLEGA A SER FUTBOLISTA PROFESIONAL


Uno de los sueños más perseguidos por muchos chicos y chicas en el mundo es llegar a ser futbolista profesional.

Ganarse la vida con eso, jugar para el equipo de tu ciudad, jugar en estadios repletos de espectadores, que coreen tu nombre, salir en las portadas, tener reconocimiento, jugar con la selección nacional o tener dinero y fama son algunos de los motivos.

El problema es que la mayoría no está dispuesta a pagar el precio que todo eso conlleva. Y mucho menos, lo que hace falta para llegar ahí.

Así que si eres una persona que no está dispuesta a asumir la responsabilidad de formarse como persona y como futbolista, mejor que no sigas leyendo este artículo.

Si por el contrario, estás convencido de que harás lo que esté en tu mano para llegar, esto está escrito para ti.

Antes de nada, tienes que saber que somos una empresa que se dedica a acompañar a futbolistas en todo su proceso, desde la base hasta la élite. Asesoramos a jóvenes en su camino y también a jugadores que ya están donde a ti te gustaría llegar.

Por eso, después de todas estas experiencias, podemos asegurarte 9 motivos por los que no se llega a ser futbolista profesional:

1- FALTA DE TALENTO

De aquí nace la famosa frase de «¿el talento se nace o se hace?».

Está claro y según algunos estudios (como este), con talento se nace aunque hay que hacer cosas para desarrollarlo constantemente. ¿Cuántos chicos conoces que tienen o tenían un talento excepcional que se quedaron por el camino?.

Ese talento está al alcance de pocos, sin embargo, con mucha dedicación y una estrategia clara, puedes llegar más lejos. Y lo mejor: que cuando llegues, sabrás que hay que hacer para poder mantenerte.

Por tanto, ayuda el tener talento, pero seguro que tienes más posibilidades de éxito si trabajas duro, eres constante y sigues los consejos que te damos.

2- DESCONOCIMIENTO DEL JUEGO

No puedes ser bueno en aquello que no conoces. Entender de qué va el juego, cómo se juega, dónde colocarse en el campo, qué hacer en cada momento es de lo más importante que tiene este deporte.

¿Sabes que es una defensa presionante?, ¿Una basculación defensiva?, ¿Una vigilancia ofensiva?, ¿Un tercer hombre?. Conocer y entender los conceptos del juego te acercarán un poco más a tu objetivo.

Saber qué hacer con el balón en cada momento en función del resultado y otros muchos factores, detectar el punto débil del rival para poder marcarle, ayudar al compañero que está siendo superado por su rival constantemente, etc.

Aprender fútbol y su complejidad es difícil, pero tienes que ser consciente de que el juego tiene un funcionamiento y debes, por lo menos, conocerlo lo máximo posible.

En Footfay Center tenemos una metodología clara para enseñarte todos estos conceptos, con una temporalización bien estructurada adaptada por niveles y por cumplimiento de esos objetivos para que los aprendas a la vez que los practicas. 

3- NO CONOCERTE A TI MISMO EN EL CAMPO

Otro punto muy importante es el no saber cuales son tus propias virtudes y tus cosas a mejorar.

Depende de la edad y la etapa de tu formación, esto se hará más importante aún porque en edades tempranas donde premie la formación por encima del rendimiento, si que tienes que tener la capacidad de explorarlo y te tienen que dar la formación para aprenderlo.

Pero sabemos que en edades donde la competición pasa a un primer plano, donde no queda tiempo para entrenar eso y vamos directamente a preparar el partido sin atender tanto a lo individual.

Por tanto, es muy importante que sepas en qué eres bueno y qué te hace falta mejorar para poder sacar tu máximo potencial.

Si estamos en edades tempranas, mejorar aquello en lo que no eres tan bueno para llegar a unos límites y seguir trabajando en lo que eres bueno para ser mejor aún en eso.

Si ya nos encontramos en edades de rendimiento, lo mejor es que intentes destacar mucho en aquello que eres bueno repitiéndolo una y otra vez para ser el mejor en ello e intentar no hacer aquello en lo que tienes que mejorar porque no se te dé tan bien.

Recuerda que los jugadores que llegan a ser profesionales, normalmente no llegan porque son buenos en todo, si no porque son muy buenos en algunas cosas que los diferencian del resto.

¿Todavía no tienes tus partidos en vídeo? ¿A qué esperas?

¿Cómo vas a mejorar en el campo si nunca te has visto jugar y tu entrenador no se ha sentado contigo a explicarte las cosas que tienes que mejorar?

En nuestro centro grabamos todas las sesiones para sacar conclusiones, para ver el progreso de los jugadores, para realizar una valoración de las tareas y de cada individuo y para poder realizar cortes de vídeos por si fuese necesario para enseñarlo a posteriori a los jugadores.

4- TENER UNA MALA ALIMENTACIÓN

Los nutrientes son la gasolina para nuestro cuerpo.

Y para el fútbol, por el tipo de esfuerzo que se realiza, se necesita una ingesta específica que dependerá de algunos factores como los días y hora de los entrenamientos y partidos, de la composición corporal, del momento de la temporada, de tu estado físico, etc.

La alimentación (donde incluimos también la hidratación, la suplementación, etc.) es fundamental para un buen rendimiento. Y para ello, lo mejor es que elijas a un buen profesional que controle y te guíe en todo eso.

Es muy importante saber qué comer antes, durante y después de los entrenamientos y los partidos, como rellenar esos depósitos, qué hábitos tienes que tener para llevar una vida saludable enfocada al rendimiento.

Y no olvidemos la parte tan importante en la prevención y la recuperación de lesiones que tiene una buena alimentación.

No dudes en venir y pasar consulta con nosotros. Te haremos una valoración con máquinas de último modelo y un estudio antropométrico. Te haremos un menú personalizado seleccionando solo aquello que te gusta.

Y por si fuera poco, podemos hacer que ese menú personalizado te llegue a casa, así tendrás que olvidarte de los almuerzos y las cenas con el servicio de catering que tenemos para nuestros deportistas.

5- NO RECUPERAR BIEN

La mayoría de jugadores profesionales o aspirantes a ello tienen una gran exigencia física y mental por la carga de partidos, por el estrés de la competición y de la vida diaria, por los estudios o jornada laboral, etc.

Esa carga hay que saber compensarla con una buena preparación a nivel físico y nivel mental para ser capaces de recuperarse de esfuerzos tan duros.

¿Cómo hacemos esa recuperación? Pues con 3 de los pilares más importantes para la preparación de un futbolista: A nivel muscular, a nivel psicológico y nivel fisiológico.

A nivel muscular

Incluimos a nivel muscular una recuperación activa, una serie de ejercicios o de sesiones destinadas a la recuperación tras partidos o entrenamientos e incluso sesiones de descarga por parte de un fisioterapeuta o cualquier otra técnica que el profesional cree oportuna para la recuperación del futbolista.

Nuestro departamento de fisioterapia te pondrá a punto tras una época muy exigente de competición, tras un partido o después de una pretemporada dura.

Contamos con una de las mejores técnicas de recuperación, como es la crioterapia.

Puedes conocer más pinchando aquí

A nivel psicológico

A nivel psicológico podemos incluir técnicas de relajación, reconocimiento de errores o aciertos durante el partido para lidiar con ellos, mantener una regularidad emocional tanto en la victoria como en la derrota, etc.

A nivel fisiológico

Y a nivel fisiológico, nos referimos más a la parte que la nutrición tiene en todo esto. Los alimentos que hay que consumir para regenerar, los suplementos, la cantidad de agua o bebidas isotónicas, etc.

Por tanto, recuperar bien incluye todo esto además de un buen descanso, que es el siguiente de los puntos.

Crear hábitos de descanso saludables

Cuando hablamos del descanso, hablamos de una parte casi igual de importante que el propio entrenamiento en sí.

El descanso engloba la parte de la recuperación de la que hemos hablado en el punto 5 además de otros factores que tienen más que ver con los hábitos del deportista en su vida cotidiana.

Con esto nos referimos a dormir las horas suficientes y con un sueño de buena calidad. Nuestros consejos:

  • Crear un hábito para ir a dormir: dejar las pantallas un rato antes de ir a dormir, leer un libro, escuchar algo de música relajante, meditar, agradecimientos, etc.
  • No trasnochar: ¿A cuántos os gusta quedaros jugando a videojuegos hasta las tantas de la madrugada?. El problema es que disminuimos mucho las horas de sueño y trastocamos al cuerpo con su rutina.
  • Disminuir las fiestas y el ocio nocturno: ¿Qué día o que momento es mejor o peor para salir y darlo todo en la discoteca? Pues está claro que si lo haces la noche antes del partido es muy negativo para tu rendimiento. Si lo haces el mismo día te arriesgas a no recuperarte bien del esfuerzo.

Eso sí, si sales y vas a las discotecas y demás puedes tener unas consideraciones como puede ser la de no beber alcohol o bebidas azucaradas y si beber agua o la de no pasar demasiadas horas de pie bailando o haciendo nada y buscarte un taburete donde sentarte y descansar.

  • Realizar ejercicios mentales para descansar el cerebro. Meditación, yoga, mindfulness, etc. Todo esto ayudará a que tu mente se relaje y puedas descansar más y conciliar el sueño antes y de más calidad.
  • No realizar actividades de gran esfuerzo durante la época de competición: Realizar actividades deportivas extras, excursiones, viajes intensos en los que no descansas o cualquier actividad que implique cansarse, se acumulará en tu cuerpo y hará que tu rendimiento baje.
  • Pasar tiempo haciendo lo que más te gusta. Esto ayudará a tu cuerpo a sentirse mejor, más relajado y con más motivación. Hacer cosas que te gustan mucho es también una forma de descansar y desconectar de la rutina de las obligaciones y responsabilidades.

6- NO ESTAR MENTALMENTE ESTABLES

La parte mental juega un papel fundamental en la vida del futbolista (y de cualquier persona en general).

¿Cuáles son los aspectos más importantes que tiene que dominar un profesional para rendir, para poder afrontar adversidades o para controlar sus pensamientos y emociones?. ¿Cómo se enseña a entender que esto se trata de ganar y de perder y que no hay que centrarse tanto en el resultado final y si en el proceso?

¿De qué forma podemos ayudar desde el aspecto psicológico a un jugador que se acaba de lesionar?

Por eso visitar a un psicólogo tiene que ser una de las partes más importantes de la preparación de un deportista.

Podrás aprender muchas técnicas y te dará herramientas para que saques tu mejor versión.

Vente con nosotros y estableceremos unos objetivos, iremos eliminando las barreras que no te permiten conseguir tus objetivos y te potenciaremos al máximo para que seas tú quien controle las situaciones y no al revés.

7- ESTAR FUERA DE FORMA

Dentro de la balanza de importancia de todos estos pilares de los que estamos hablando, desde siempre la parte de la preparación física ha sido la más importante para un futbolista profesional o amateur.

Ahora, cada uno la pondrá a diferentes niveles; pero desde luego, si tu estado físico no es óptimo para competir, no podrás obtener ningún tipo de resultado.

Puede que no estés al mejor nivel por diferentes razones, como pueden ser lesiones, sobrepeso, dolores articulares o musculares o simplemente falta de entrenamiento.

En este ámbito tenemos a grandísimos profesionales del sector y las últimas herramientas del mercado que harán que te prepares como un verdadero profesional. Además, nos centramos en lo que los más expertos de la materia defienden: el entrenamiento de fuerza.

Entrenar fuerza en sus diferentes formas dependerá del objetivo, el momento de la temporada, tu composición corporal, etc.

Con una fuerza realizada en ejercicios específicos para el fútbol podrás prevenir lesiones, aumentar el rendimiento, ponerte a punto tras una época de parón competitivo, corregir descompensaciones, etc.

Tras una primera valoración, nos ponemos manos a la obra para que alcances tus metas paso a paso y acompañándote en todo el proceso.

Tenemos en cuenta los días de entrenamiento con tu equipo, la fecha de los partidos, los minutos jugados, las lesiones, etc.

Estás en buenas manos.

8- NO ESTAR BIEN ASESORADOS

Aquí entramos también en un apartado muy importante en la vida del deportista. Y es, el tomar decisiones acertadas en el momento acertado sin dejarse llevar por cosas que desvíen el camino o por consejos de terceros que quizás tienen otros intereses.

Vamos a ser claros, lo que más importa a la gran mayoría de directores deportivos, directores de cantera y agentes de representación es el beneficio económico.

No todos, pero muchas veces intentarán llevarte a una situación en la que tengas que elegir algo que quizás en un principio no entraba en tus planes.

Por eso, hay que pensar fríamente porque una decisión de esta puede cambiarte a ti y a tu familia la vida (o al menos de forma temporal).

Estar cerca de casa o no, la idea del proyecto deportivo, la calidad del cuerpo técnico y del aprendizaje que se recibirá, las posibilidades reales de llegar a una primer equipo, los cuidados y detalles que tengan contigo, la posibilidad de facilitarte estudios o formación, poner a tu disposición nutricionistas, psicólogos o entrenador personal como un extra para que tu formación y preparación sea más completa.

Para que te sirva a ti a nivel personal para tu desarrollo y para tu equipo; porque estarás en mejores condiciones para rendir.

Todo esto debería pesar más en la balanza de chicos jóvenes que aspiran a ser profesionales y no engordar la cuenta corriente tuya o la de sus padres. No tienes más posibilidades de éxito cobrando un sueldo que más de uno quisiera en otros trabajos teniendo 14 o 15 años.

Rodéate de gente que mire de verdad por tu desarrollo y no por el dinero, la fama o el renombre de jugar en una categoría o en un lugar donde no te corresponde todavía.

Tienes que tener la total confianza de preguntarnos para que te aconsejemos sobre cualquier cosa que necesites. Recuerda que tus objetivos son los mismos que los nuestros.

9- UN ENTORNO QUE NO TENGA LOS VALORES DE UN FUTBOLISTA PROFESIONAL

Cuando hablamos de entorno hablamos principalmente de familia, amigos e incluso si te dejas influenciar mucho por la gente, por la presión de las redes sociales y la sociedad e incluso tu pareja.

Nos referimos a que todo esto tiene que estar alineado con tus ideales y tus valores.

Va ser difícil triunfar si tu familia tiene hábitos poco saludables, si tus amigos prefieren estar de fiesta que apoyándote y estando contigo los días previos a un partido, si la sociedad te invita a adquirir unas costumbres insanas o si tu pareja no deja de recriminarte que no pasáis tiempo juntos porque estás todo el día entrenando, con partidos o porque no podéis ir a comer o salir porque tienes que cumplir con tu rutina.

Aquí es donde tienes que mantenerte firme y no seguir las modas del resto como fumar cachimba, beber a destajo, de no estar en forma durante todo el año, de no desarrollar tu mente también estudiando o leyendo, de no alimentarte de forma correcta, de no invertir dinero y tiempo en tener tu máquina (tu cuerpo) al 100% siempre, etc.

Aléjate de las malas relaciones personales que sean tóxicas, que no te aporten y rodéate de gente que tengan los mismos valores que tú.

Eres el promedio de las 5 personas que te rodean”-Jim Rohn.

Aquí sí que encontrarás un ambiente deportista, sin malos hábitos que van en contra de los valores del deporte. Podrás conocer a gente que tiene tus mismas inquietudes y sueños y de los cuales, podréis forjar una gran amistad.

Resumen

Tener una cabeza bien amueblada implicará ser constante y consciente de que tienes que cuidarte al máximo a todos los niveles: físico, mental, nutricional y espiritual.

Además deberás saber y tener que tomar decisiones en momentos claves de tu vida para no desviarte de tu camino y tu objetivo.

Por eso rodéate de los mejores profesionales e invierte en ti y en tu futuro; porque eso es lo único que te acercará un poquito más al éxito.

Porque cumplir sueños no tiene precio.

VARO MORENO

 

Entrenador y analista

 

CAFD especializado en Alto Rendimiento 

Footfay Center

Calle Licurgo, 26